Cuento “La estatua” Gibran Khalil Gibran

La estatua.

Vivía hace tiempo en la montaña un hombre que tenía una estatua, obra de un viejo escultor.
La había dejado boca abajo en un rincón de su cabaña, y no se preocupaba de ella para nada.

Pero un día acertó a pasar por allí un hombre que venía de la ciudad.
Como era un hombre culto, al ver la estatua, preguntó al dueño si estaba dispuesto a venderla.

El dueño lo tomó a risa y dijo:

— Pero, ¿quién va a comprar esa piedra sucia y descolorida?

El hombre de la ciudad dijo:

— Te doy por ella esta moneda de plata.

Y el otro quedó satisfecho y feliz.

La estatua fue llevada a la ciudad a lomos de un elefante. Después de muchas lunas, el hombre de la montaña bajó a la ciudad.

Mientras caminaba por la calle vio que la gente se apelotonaba delante de un edificio, donde un hombre pregonaba a voz en grito:

— ¡Pasen a ver la estatua más bella y maravillosa del mundo! Sólo dos monedas de plata por admirar la obra de arte de un gran maestro escultor.

Y el hombre de la montaña pagó dos monedas de plata y entró al museo para ver la estatua que él mismo había vendido por una sola moneda.

Gibran Khalil Gibran

Debemos preguntarnos ¿Valoramos todo lo que tenemos?

 A veces, no nos damos cuenta de las cosas buenas que hay en nuestra vida.  

Debemos valorar lo que tenemos: la familia,  los amigos,  la sonrisa de los hijos,  la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s